LA SIMPLE SOLEDAD

LA SIMPLE SOLEDAD

La soledad, es una nueva epidemia, que de ser considerada una consecuencia de la falta de otros o una manifestación de la depresión, ha pasado a ser un sentimiento con características propias y específicas. Significa tomar conciencia de la falta de alguien, de ausencia, del no “acompañamiento”.

El aislamiento sí que podría guardar relación con la soledad, en la medida en que sería algo así como el intento de protección contra ella, en la cerrazón a los demás por el sentimiento de abandono.

En todo caso  soledad y su consecuencia (el aislamiento) pueden haberse convertido en una epidemia social que afecta no solo el nivel mental y emocional, sino también el físico.

Solo para ponernos en situación apuntaremos que en la actualidad cerca del 66% de los mayores de 65 viven solos y no en las mejores condiciones. También lo están el 50% de los mayores de 85 años.aislamient-social

La dispersión familiar, la vida en las grandes ciudades, las exigencias laborales y los nuevos valores (por decir algo) ha aislado a dos segmentos importantes de la población: a los niños y a los mayores, y uno y otros generan comportamientos, actitudes y manifestaciones que afloran en lo psíquico (está claro) y también el lo físico.

Desde 2006 contamos con datos fehacientes en estudios continuados (véase, por ejemplo: http://jamanetwork.com/journals/jamapediatrics/fullarticle/2053319 ), que nos indican que los individuos solos y/o aislados:

  • Tienen un 29% más de riesgo de sufrir cardiopatías y un 32% más de sufrir infartos, datos que aumentaban al llegar a los 45-50 años.
  • Todos ellos tienen el doble de probabilidades de morir prematuramente
  • En los niños, además, ese estado predice que en 20 años sufrirán enfermedades de riesgo.

El estudio del que tomamos los datos dice que se ha tenido en cuenta una muestra de 3,4 millones de personas, recogidas en 70 investigaciones, lo cual, de ser así, nos permitiría decir que la soledad es un factor de riesgo de muerte prematura tan importante como la obesidad o el tabaquismo, por citar algunas.

Los técnicos avisan de lo difícil que es penetrar en el sentimiento de soledad, primero por la estigmatización social y después porque daría idea de ser seres que han fracasado en cuestiones vitales tan importantes como la pertinencia, la identidad, el amor…

La soledad, por otra parte, no es indicativa de falta de habilidades sociales o de apoyo, a veces es de sensibilidad, puede ser una autodefensa (falsa, pero autodefensa) y auto-conservación, tal como indican algunos trabajos (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3865701/) y (http://www.nytimes.com/2016/12/22/upshot/how-social-isolation-is-killing-us.html?hp&action=click&pgtype=Homepage&clickSource=story-heading&module=second-column-region&region=top-news&WT_nav=top-news&ref=nyt-es&_r=0)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s