EL SEXTING

EL SEXTING

Una de las variables de riesgo social de los jóvenes es la práctica del acoso sexual a través de las redes (que es lo que se conoce bajo el término “sexting”) que es capaz de alargar el acoso más allá del espacio y el tiempo y provocar, por lo mismo, más daño que el propio acoso (conocido con el anglicismo “bullying”, que es el acoso físico o psicológico al que someten, de forma continuada, a un alumno sus compañeros).

No sólo es más peligroso por eso, también lo es por el contenido, pues se trata de divulgar contenidos sexuales de alguien (que los proporciona de forma voluntaria -por estar enamorada o enamorado, por ejemplo, o bajo extorsión) y poner ese contenido abierto a todo el mundo.

Las redes sociales y los nuevos teléfonos han extendido y hecho peligroso este movimiento o moda.

Al lado del “sexting” se da también el llamada “sex casting” o divulgación de prácticas sexuales obtenidas por webcam.

Los propios términos usados dan idea de que la “moda” viene de fuera, de que es actual, que está íntimamente ligada al mundo de las tecnologías y muy relacionada con la adolescencia, de ahí que hoy, día en que sextingacabe un año queramos hacernos eco de ello, más como deseo de que estas prácticas desaparezcan que como denuncia.  A fin de cuentas la adolescencia es un período de experimentación en el que estas actividades tienen éxito porque hay un “mercado “ (digámoslo así) muy adepto a ello y no solo entre los jóvenes.

Esto que decimos se sustenta en que el origen de estos hechos (según la Organización ConnectSafely), está en las personas que gustan (21%), novios/as (20%) ex-novios/as (19%), amigos/as (18%), mejores amigos/as (14%) y compañeros de clase (4%).

Según la mencionada Organización ConnectSafely, las razones para esta práctica está en las siguientes: “el noviazgo; el coqueteo -dar otro contenido a una relación-, las bromas, el ligoteo, el exhibicionismo, pues para los jóvenes mostrar el cuerpo es considerado como un asunto de estética, que no pasa por los códigos morales impuestos por los adultos; la impulsividad; la diversión; el consumo de alcohol y/o drogas, que añadido a la plenitud hormonal de esa edad, puede generar combinaciones poco recomendables; el interés por experimentar algo nuevo; la presión de los amigos, que les lleva a ganar notoriedad y aceptación en este contexto -el digital- tan importante a estas edades; la venganza; la intimidación y/o el chantaje, pues no son pocos los supuestos en los que chicas bien jóvenes –12 años- reciben presiones de sus “novios”, que suelen ser bastante mayores que ellas, para enviarles fotos suyas desnudas, como “moneda emocional”, que necesitan pagar para mantener esa relación sentimental”.

Seguramente el contexto y otras variables más están presentes en este tipo de violencia, pero esas razones se suelen mantener en los estudios al respecto. Todos ellos señalan, además que es un comportamiento de gran riesgo, muy unido a algo que se viene denominando “grooming”, que es lo mismo que el sexting, pero controlado y llevado a cabo pro adultos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s