¿ODIO O SAGACIDAD?

¿ODIO O SAGACIDAD?

Existe un partido que, según mi modesto entender, va camino del precipicio o bien porque se va a escindir en grupos o porque directamente ha adoptado colegiadamente el camino del matadero.

Y me da pena, mucha pena (personal, intelectual y vital) de que sea así, pero es que se ve (o lo veo) como algo inevitable.

Veamos, es un partido con solera, con filosofía propia, forjada con sacrificio, que ha contado con personas de muy alto nivel (de todo tipo), que ha pervivido desde la flexibilidad, dando cabida en sus filas a corrientes variadas, pero comprometidas con la idea central (que a fin de cuentas es lo importante), sin que ese hecho, aparte de tensiones y discusiones, haya provocado riesgos serios nunca. (Excepto en un caso que no me atrevo a reseñar aquí, pero que señalaré no tardando mucho)

Es un partido que, vaya usted a saber por qué, se ha encontrado con una nueva remesa de afiliados (todos de invernadero) cargados de lecturas a medias, sobrados de egos y faltos de los principios que deben adornar una organización. Y, por supuesto, sin filosofía ninguna, sin ética y sin moral, que solo han aprendido que un partido ha de ganar el poder.9746_wpm_hires

El eje argumental de esa nueva remesa ha sido el odio a cierta parte del espectro político y empujar más hacia la izquierda a la otra parte, porque, se entiende que, justamente en ese espacio, estaba su lugar.

Con ese discurso el “leader” (en inglés, que queda tan cursi como las personas a las que me refiero) ha perdido dos elecciones seguidas yendo a la baja y batiendo record y ha dividido el partido en reinos de taifas. Y no sólo no ha dimitido (que sería lo honesto) sino que persiste en lo mismo, se supone que con el objetivo de quedarse solo y ser entonces el único jefe de sí mismo.

Está provocando luchas que no van a ningún sitio, provocando disensiones más profundas que las que había dejado, solo (creo yo) para fastidiar a otros afiliados que podrían tener oportunidad de liderar el partido.

Parece que o no hay nadie que se atreva a decírselo o no hace caso más que a su planteamiento.

No me atrevo a hacer de adivino, tarea siempre arriesgada, pero así no solo no hará daño al resto de partidos, sino que destrozará el suyo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s