CUESTA ABAJO

La situación política, social y económica parece que nos van llevando a un tobogán en el que no parece posible frenar y menos pararse. Lo digo no solo porque el panorama tenga un negro futuro y no se vislumbren luces de salida, sino porque detrás o en el fondo lo que hay es también sociedades que andan perdidas, al menos que parece que han perdido el ímpetu, los objetivos y han dejado de luchar

Lo primero, eso de que andamos cuesta abajo y sin frenos social, económica y políticamente puede verse en el BREXIT de Gran Bretaña, en la elección de Trump en USA, en el referéndum italiano, en las últimas elecciones austríacas (en las que la democracia ha ganado por milímetros) o en los datos que dan las encuestas en Francia, por ejemplo.

Lo segundo porque otra de las consecuencias es el repliegue de los grupos sociales que se han asustado ante la globalización y las voces de los populismos, parapetándose en nacionalismos, proteccionismos…. y demás, como si el progreso, la libertad o la propia democracia no fueran una conquistas del territorio Europeo y de sociedades sin miedo o sin populismos.La rabia 2

Aunque la prensa haga ruido con los nombres de los líderes solamente, lo que importa (al menos a mi) es que detrás haya millones de votos que crean que los problemas son de OTROS (como si aun estuviéramos en la Edad Media) y todo se pudiera pasar con un líder y un conjuro.

Es una demagogia vieja. Los extranjeros, los que no tenían la misma religión o “Rita la cantadora” han sido los culpables de todo. Sobre esa base hemos despreciado y echado (a las llamas o al destierro) a judíos, jesuitas, científicos, y un sinfín de colectivos más, porque de ellos venía la peste, las enfermedades, las malas cosechas o las sequías…, por decir algo.

Ahora la culpa es del Fondo Monetario Internacional, del Banco Central Europeo, del Grupo de los 20 o de los 7, de los empresarios, de los inmigrantes o del que pase por allí. Ellos son los atracadores, los violadores, los que quitan el trabajo a los de aquí y acrecientan el paro y no pagan impuestos.

En las campañas electorales se pueden decir muchas cosas (casi todas exageraciones sin razonamiento y sin miramientos)… pero oírlas no tendría que significar votarlas ni creérselas y el problema es este… que después caeremos en una depresión mayor si nos dejamos arrastrar por las soflamas que nos han chillado día tras día.

Lo que digo no deben entenderse que lo que había deba quedarse tal y como estaba y lo que ha entrado de nuevo en el panorama político haya que desecharlo, ni mucho menos. Lo que quiero decir es que no hay milagros, que hay que reinventarse, sin mirar atrás (porque lamentarse solamente por el pasado es preocuparse por la leche derramada), pero eso sí, con la cabeza fría, con la razón, con valentía… y con un buen diagnóstico de la situación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s