EL LENGUAJE

EL LENGUAJE

La capacidad de atracción mediática de la política de USA, más las propias burradas del aún presidente “in pectore” TRUMP, han hecho, a mi al menos así ha sido, reflexionar sobre lo que tenemos alrededor. No es la primera vez que toco el tema, pero ahora se hace aún más perentorio, según mi modesta opinión.

En el lenguaje político parece que importa más vociferar, hablar mal, insultar, vomitar odio… que emitir mensajes. Parte de la culpa es de los medios, porque eso da titulares, eso “vende” más, pero, por otra parte, la mayor culpa es de los líderes y de los propios partidos, que se han quedado sin ideología que transmitir.

Se ha hecho en los EEUU, está más que claro, con mensajes sustentados en mentiras o en apoyos extranjeros interesados, se hace en España (no hay más que mirar las portadas de los diarios y de los Telediarios), se hace en el Reino Unido (recuerden los mítines sobre el Brexit), se hace en Francia (Escuchen alguna vez a Le Pen)… se hace en cualquier lugar en el que haya que denigrar a alguien para hacerse notar, tanto da si el objeto del insulto es una mujer, un refugiado, un inmigrante, uno de otra religión (sobre todo si es musulmán), se hace de los vecinos, y, por no hacer interminable la lista, se hace del resto de líderes políticos o del resto de partidos.Más violencia de género

No es un movimiento nuevo. Todo TOTALITARISMO lo ha usado y lo ha usado de bandera (y de modo de amedrentar a quien fuera) y hoy estamos llenos de totalitarismos (unos debidos a las crisis y otros a los fanatismos. territoriales, étnicos, religiosos, ..). Tenemos al alcance suficiente literatura, reportajes y películas para saber lo ocurrido en el mundo desde 1931 a 1945 como para necesitar justificaciones (también conocemos los resultados, claro)

Chillar e insultar es el modo de hablar que está de moda. De lo cual se deduce que no se quiere construir o mejorar, sino destruir y descolorar, pero, sobre todo, mostrar ODIO VISCERAL Y ASCO SOBRE EL CONTARIO, lo cual sobrepasa toda regla humana.  No puedo por menos de citar a algunos que sobresalen: Iglesias, Rufián o Garzón…, pero deben perdonarme, no son los únicos.

Creo que ese lenguaje soez y vacío, tan en uso, tapa, o intenta hacerlo, la propia democracia, la falta de ideas, la falta de ideología, el asco al diálogo   la incapacidad a fin de cuentas y lo que para mi es peor: que LOS CIUDADANOS PARA LOS POLÍTICOS VALEMOS MENOS QUE LA PAPELETA QUE USAMOS PARA DEPOSITAR EN UNA URNA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s