LA CIUDADANÍA CIBERNÉTICA

 

En otros lugares (https://peregrino50.blogspot.com.es) y aquí mismo he escrito sobre la sociedad, sus cambios, sobre la tecnología, los nuevos ciudadanos y he comenzado lo que pretendo sea una seria de entradas sobre la “Educación Social”. Parece lógico que, con esos condicionantes aportemos algo más, aunque sea poco y generalista, sobre algunas de las condiciones que vienen imponiéndose en la estructura vivencias y convivencia de los individuos.La Sociedad de la Información en España 2010

Soy consciente de que alrededor de las TIC y sus influencias están surgiendo  muchas teorías, algunas ilustradas con ejemplos y otras con pretendidas investigaciones (contaminadas por la variable investigador las más de ellas o por la novedad). De todos ellas se sacan conclusiones particulares y también otras a escala global, aunque las haya específicamente dedicadas a vislumbrar el panorama global, pero éstas, de organismos supranacionales, nos dan datos que luego habría que tamizar en cada contexto, como es bien sabido.

Parece claro y asumido que la comunicación ha cobrado una nueva dimensión gracias al uso de internet (a través del ordenador o del móvil, tanto da), pues internet ha generado nuevos modos de relacionarse. Hace poco hemos escrito de eso. Ese hecho ha generado también nuevas “sensibilidades”, por decirlo de algún modo, ya que ha permitido que se entrelacen noticias que no tienen que ver entre sí en principio, o que son contradictorias y algunas directamente falsas u ofensivas, sin olvidar las que son pura “mafia”, pura delincuencia. Aparte de eso y no por decirlo ahora es menos importante, todo eso se ha “deslocalizado”.

Ese hecho, por sí solo, ha provocado una nueva forma de “socialización”, que ya no se establece a partir del conocimiento directo o presencial, sino que se establece a través de compartir o no ciertas creencias.La demanda de la Universidad

Las insastifacciones, las filias y las fobias o las necesidades han “gregarizado” (permítase la expresión) a las personas de otro modo, han creado un espacio social que bien podríamos denominar “virtual”, aunque no por eso menos potente (anótese, por ejemplo, las convocatorias realizadas vía “Whatsapp o SMS o las “conversiones” realizadas por conexiones por esas vías).

Existen nuevas modalidades de personas, de ciudadanía, de sociedad cuyo nexo es “etéreo”, pero firme las más de las veces, que se solapan con la comunidad que todos somos capaces de definir y acotar. Existen nuevas formas de conexión que están produciendo nuevos vínculos y nuevas “fuerzas”, nuevas influencias. Son grupos sociales horizontales, libres, interactivos y autoregulados, según mi criterio, aunque no carente de normas, de derechos y deberes.

Lo que debemos cuidar es en qué medida estas nuevas relaciones sociales “virtuales”  influyen y varían las “reales”.

Valga esto de acotamiento a lo que decíamos al comienzo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s