A veces, aunque no venga a cuento o precisamente por no venir a cuento, hay que recordar a los poetas.  A fin de cuentas ha sido la poesía y no la guerras las que han generado más grandes y profundos cambios en la sociedad.

Hoy, sin que pueda dar una razón que lo justifique, me ha venido a la mente Miguel Hernández y de él quiero dejar constancia, porque solo poetas como él son capaces de hacer que el aire de las palabras cobre vida.

 

Mis ojos, sin tus ojos, no son ojos,
que son dos hormigueros solitarios, 

y son mis manos sin las tuyas varios

mujer_marroqui_rituales_belleza
Escribir una leyenda

intratables espinos a manojos..

No me encuentro los labios sin tus rojos,
que me llenan de dulces campanarios,
sin ti mis pensamientos son calvarios
criando nardos y agostando hinojos.

No sé qué es de mi oreja sin tu acento,
ni hacia qué polo yerro sin tu estrella,
y mi voz sin tu trato se afemina.

Los olores persigo de tu viento
y la olvidada imagen de tu huella,
que en ti principia, amor, y en mí termina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s