TESTIMONIO PARA EL RECUERDO

Miguel Hernández murió en 1942, tal día como hoy, en la cárcel de Alicante como consecuencia de la tuberculosis. Peo importa que fuera una enfermedad a contraída o benchsurgida como consecuencia de su encarcelamiento. Tal día como hoy supo que:

Este mundo de cadenas /me es pequeño y exterior. / ¿Quién encierra una sonrisa? / ¿Quién amuralla una voz?

Como él decía, llegó a su final con tres heridas

“llegó con tres heridas.

La del amor.

La de la muerte.

La de la vida:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s