OTRO (DURO) PARÉNTESIS

RM Gabriel_ Tarragona EnamoraEstaba intentando escribir una entrada a este blog cuando me ha llegado, a través de la que durante muchos años fue compañera del amigo Antonio Monclús Estella (Catedrático de la UCM recientemente fallecido) el comentario de una obra de Hans Küng: (2016) : Una muerte feliz, editado por Trotta, de Madrid y comentado también en el diario El País (Babelia) el pasado 12 de marzo (ayer mismo).

Su lectura me ha hecho volver la vista hacia otros horizontes, hacia mí mismo incluso y no porque en la obra se mencione a Antonio, sino por otras razones que enseguida veremos.

Küng tiene ya 88 años, lo que le hace merecedor de cierto respeto, pero aún se merece más ese respeto porque sigue manteniendo la coherencia de que ha hecho gala toda su vida: sigue defendiendo la eutanasia.

La cosa no tendría más valor si lo hiciera como una postura snob, pero lo hace desde todo tipo de consideraciones, antropológicas y religiosas. Habla de una “ética mundial” que habría de girar en torno a cuatro ejes: el compromiso con la cultura de la no violencia y el respeto a toda vida, la solidaridad, un orden económico justo, honrado y veraz y una cultura de igualdad entre hombres y mujeres. No creo que ninguno de ellos se enfrente con ninguna ideología al uso.

No me resisto a citar textualmente algo que me ha llamado poderosamente la atención: Una muerte feliz reitera y fundamenta el derecho a la eutanasia: “Me gustaría morir consciente y despedirme digna y humanamente de mis seres queridos. Morir feliz para mí significa una muerte sin nostalgia, ni dolor por la despedida, sino una muerte con una completa conformidad, una profundísima satisfacción y paz interior”.

“Küng quiere morir con la dignidad que ha vivido, siendo plenamente un ser humano y sin verse reducido a una existencia vegetativa. Todos tenemos una responsabilidad sobre nuestra vida. ¿Por qué vamos a renunciar a ella en la etapa final?, se pregunta”. Creo que esa convicción, expresada así, ahonda en la autonomía personal y obvia entrar en consideraciones religiosas.

La obra cita otra de A. Monclús (2010): La eutanasia, publicada en Granada por GEU.

Desde aquí mi recuerdo, que es el mejor homenaje que se puede hacer a quien sin estar, sigue presente, sobre todo porque lo hago desde unas circunstancias muy especiales y nada fáciles.

Anuncios

Un comentario en “OTRO (DURO) PARÉNTESIS

  1. Hola Ángel, ya sabe que le sigo y su voz es escuchada incluso al otro lado del oceano hacia el sur. Le mando un saludo grande y mis mejores recuerdos yo se que usted va a salir triunfante de esas circunstancias sean cual sean, un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s