RESPONSABILIDAD Y CINISMO

Milton-Friedman-responsabilidad-socialRESPONSABILIDAD Y CINISMO

La responsabilidad supone compromiso, obligación formalidad, seriedad, competencia, sensatez, etc., vamos, cosas que deberían ser inherentes a todo representante, a todo funcionario, a todo adulto, por más que esté fuera de moda y de uso en estos momentos.

Lo que impera hoy es el cinismo. El cinismo hace referencia a la impudencia, la obscenidad descarada y la falta de vergüenza a la hora de mentir o defender acciones que son condenables (dejando a un lado, por supuesto, a la escuela filosófica o a sus miembros –Véase Diógenes y su doctrina, por ejemplo-).

Aquí la usamos para designar a la persona que realiza actos fuera de la legalidad, la moralidad y la ética sin sentir por ello la menor vergüenza.

Cínicos e irresponsables con aquellos representantes políticos que intentan tapar sus desvergüenzas con actos o palabras. Y tanto da que lo apliquemos a los que habiendo perdido elecciones intenten ahora aparecer como lo que nunca fueron (como les ocurre a los perdedores en Galicia, Cataluña y en España), a los que sin ganar ocupan el poder torciendo los razonamientos (como está ocurriendo en Cataluña, Andalucía o Extremadura), a los que, no habiendo obtenido más que minúsculas presencia como representantes, quieren mostrarse como si fueran más, para lo que se intentan erigir en adalides de no se sabe qué, vociferando para hacerse notar (como el caso de UPyD e IU, con su profusa, confusa y difusa confederación). Y eso mismo son los que, habiendo ganado esas elecciones, han olvidado de repente su propia propaganda.

Cínicos e irresponsables son aquellos representantes y aquellos lobbys (grupos de presión) que intentan tapar cada acción periodística, policial y jurídica que les afecta con denuncias de signo contrario, como lo son sus colaboradores, como algunos periodistas, que las más de las veces se están comportando como pirómanos hacedores de humo que nos impida ver la realidad de las cosas.

Cínicos e irresponsables son los trabajadores (funcionarios o no) que se rigen por su ideología y no por el sentido común, los que defienden derechos por su propio interés con desprecio al resto de ciudadanos, los que se oponen a lo que sea por moda o dejadez o porque sí.

Cínicos e irresponsables son aquellos representantes sindicales, con cuyas actuaciones no se sabe si defienden algo o si solo tratan de echar humo sobre sus vergüenzas (¿qué porcentajes de los planes de formación o de los ERE han puesto a favor de los trabajadores o del empleo? ¿cuándo harán algo a favor de los que se han quedado sin trabajo?)

Y cínicos e irresponsables son, para no alargar más la relación, aquellos que, pudiendo y sabiendo, no ponen en evidencia los fallos en los compromisos, la sensatez y las soluciones que todos los grupos anteriores nos ocultan y nos escamotean.

Con todos ellos habría que crear un grupo “tóxico” (como con el banco ese que dicen que se ha formado) y poner los focos sobre él, para que no sigan robándonos las ilusiones, las esperanzas y el futuro.

(La Imagen es de Milton-Friedman)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s