SOBRE LA REFORMA EDUCATIVA

LA EDUCACIÓN , ESTÚPIDOSDesde que al actual Ministro de Educación se le ocurrió la idea de efectuar reformas en el Sistema Educativo se vienen sucediendo, en las redes sociales y en la prensa, aportaciones diversas con críticas globales y descalificaciones de todo tipo contra esas reformas.

Esas posiciones en contra se han extendido a la sociedad y alumnos, padres, algunos “expertos” y fuerzas sindicales y políticas han salido a la calle produciendo un RUIDO que no permite ver bien ni la crítica ni las propuestas, aunque sí que todos ellos se manifiestan en contra de dichas propuestas.

No voy a entrar ahora en todo ello. Si puedo, lo iré haciendo. Aparte, hay lugares en las redes y en Internet donde se van recogiendo todas y cada una de esas críticas y son lugares de fácil acceso y que cuentan con muchos “pregoneros”.

Tampoco voy a defender ahora los postulados de la propuesta oficial. Tiene lagunas del tamaño del Océano Pacífico y no soy quien para rellenar tamaños huecos.

Sí que diré, en cambio, otras cosas, en este caso de las voces que se manifiestan en contra. Lo haré desde el mayor de los respetos, pues estoy seguro que detrás de cada postura hay una reflexión y porque creo que en una sociedad como la nuestra tienen que tener cabida todas las opiniones.

Lo primero que me ha llamado la atención es que parte de los discursos críticos vengan de la mano de las personas que colaboraron con la anterior reforma educativa. Tiene su lógica, claro. Ellos postularon algo desde una posición y es razonable que defiendan sus posturas. No se puede argüir nada contra ellos (a muchos de los cuales respeto intelectualmente) de esa defensa, pero si que les achaco su FALTA DE CAPACIDAD CRÍTICA. ¿Acaso “su” reforma ha dado LOS MEJORES DE LOS RESULTADOS POSIBLES? ¿ACASO SUS PROPUESTAS SE HAN MOSTRADO EN LA PRÁCTICA COMO LAS MEJORES? ¿NO MERECEN ALGÚN RESPETO LOS INFORMES PISA, FUNDACIÓN BOFILL Y OTROS? ¿NO ES REAL QUE EL 30% DE LOS ALUMNOS ABANDONAN EL SISTEMA IDEADO POR ELLOS?… etc, etc. Etc.

La segunda cuestión que me ha producido cierta “urticaria” es que, DE NUEVO, (y digo de nuevo porque esa actitud ha estado presente en todas y cada una de las reformas habidas desde la de 1957 hasta ahora) predominen las voces de los que , desde la pura teoría, defienden el “buenismo” sin otro argumento que una visión angelical sobre el ser humano y la sociedad. Soy consciente de que la EDUCACIÓN es una acción que requiere de un sólido OPTIMISMO ANTROPOLÓGICO y de una más que firme ESPERANZA , pero también se que dejar la educación solo al albur de eso no produce más que “fogonazos” válidos para una sola foto (Summerhill, compañeros….).  A esta postura se la suele conocer como ROMANTICISMO PEDAGÓGICO y todos el mundo sabe donde llevan los romanticismos de todo tipo, por lo que no diré nada más.

La tercera cuestión que quiero poner en evidencia es que ambas corrientes (la de los teóricos de la anterior reforma y la que proviene de ese romanticismo) más la tozudez y ceguera políticas han tapado de nuevo las voz de los actores y agentes principales de toda reforma: LOS PROFESORES.

¿Dónde ha quedado el sentido común? Una reforma de este tipo no es un plano que se dibuja en una mesa entre políticos y entendidos… Es un plano que requiere de la aportaciones de aquellos profesionales que la han de poner en práctica.

Y no es que no se manifiesten los profesores. Cualquiera que esté atento a lo que circula por las redes sabe de los problemas y conflictos que se viven en las aulas, de la complejidad con la que lidian cada día los profesores, de la frustración que se sufre ante el abandono de los alumnos, de la soledad de la acción docente, de la necesidad de adoptar nuevas formas y procedimientos en las aulas, de las tensiones en las relaciones entre centros y padres, entre centros y administración educativa, de la ineficacia de esa administración educativa, sólo servil con el poder político, etc.

La cuarta cuestión y última por hoy, es de frustración: de nuevo perderemos una ocasión de hacer algo por el sistema educativo y nuestros jóvenes (porque ni lo uno ni lo otro importa, entre otras cosas). La perderemos porque imperan posiciones políticas, porque se han silenciado a los profesores, porque se ha planteado en un momento económicamente inadecuado y porque importa más la manipulación que entrar con solvencia y profesionalidad en los problemas a resolver.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s