AQUELLOS VIEJOS SABIOS

Aquellos viejos sabios

Una buena amiga argentina, que siempre he llamado MT, me ha remitido un artículo de un diario de hoy, 25 de agosto (1), con ese título. Lo ha hecho por la edad que compartimos, pero me ha provocado algunas reflexiones acerca de eso, de la edad, que quiero evidenciar en su honor y el mío.

El artículo de marras comienza recordando a CICERÓN, en concreto a su obra “Catón o sobre la vejez”.  Como es sabido, Cicerón se refirió más de una vez al hecho, contradictorio en sí mismo, de que todos los seres humanos desean llegar a viejos, pero que cuando lo son no hacen otra cosa más que hacer reproches a lo que la vejez conlleva y de eso trata el artículo (1).

Es algo evidente, en efecto, quizá por aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor o porque siempre nos quejamos o queremos hacer evidente aquello que no tenemos (juventud en este caso). También ocurre porque no asumimos el tiempo (el pasado hasta llegar donde estemos) ni las funciones de cada edad, lo cual es mucho más evidente en estos tiempos, en los que la figura, la imagen, el parecer…es más importante que ninguna otra cosa, lo cual explicaría el botox y otras cursilerías al uso para parecer de otra manera de la que se es.

La madurez (vejez, si se quiere, para evitar eufemismo) no es resignación o no debe serlo, no es poner en evidencia lo que hemos dejado de tener (vitalidad, fuerza, velocidad, orgullo….) es vivir con una perspectiva mucho más completa de lo que es la vida y lo que ésta puede darnos. Es relativizar. Es mirar con claridad, analizar con criterio. Es seleccionar las acciones y el placer.

Es claro que la edad es el mayor factor de riesgo que tiene la salud o el bienestar y más en las condiciones de vida que nos hemos dado…, pero no lo es menos que la edad da la capacidad de ver las cosas como nunca antes hemos sido capaces de ver.

El “mayor” (el de más edad) no es un ser incapaz (por más que la vida actual así lo evidencie), sino capaz de cosas que antes nunca puedo hacer y de hacerlo sin las presiones ni los pruritos con que lo hacen los más jóvenes.

El “mayor” tiene, en definitiva un compromiso nuevo, que es cultural y social… y que nace de su visión holística de los hechos.

(1) Rozitchner, E. (2011): “Aquellos viejos sabios”: En Página 12. 25 de agosto de 2011. http://www.pagina12.com.ar/diario/psicologia/9-175259-2011-08-25.html

Anuncios

Un comentario en “AQUELLOS VIEJOS SABIOS

  1. Angelito! que reflexiones más sabias!
    Toda esta sabiduría ha movilizado mis neuronas (parece que aún funcionan). me acorde de tu cumple que ya pasó y no te he saludado (Ya no tengo quien me haga acordar) ; va mi abrazo!!!. La foto del viejito de la rambla me trajo la imagen de un amigo coetáneo que en una fecha como esta se nos fue. Era otro sabio. Son muchas cosas para un solo día ¿no te parece? y

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s