Para la reflexión

Dos frases me dan vueltas hoy en la cabeza y me ayudan a no separarme de mi quehacer profesional en todas sus expresiones. La primera es de G. García Márquez:

“Los seres humanos no nacen para siempre el día en que sus madres los alumbran, sino que la vida los obliga a parirse a sí mismos una y otra vez”.

Esta frase me lleva a las explicaciones que nos daban en clase sobre la función de la educación, aquella de llevar al ser humano de su esencia a su existencia, desde lo que es (lo que lleva al ser alumbrado por su madre) a lo que debe y puede ser (cuando son alumbrados por ellos mismos), pero no entraré en disquisiciones, que dejaré para el lector.

La segunda de las frases es de Alvin Tofler:

La verdadera característica revolucionaria del conocimiento es que también el débil y el pobre pueden adquirirlo

Y que creo que complementa y da un carácter positivo a la primera. Nos sitúa en un optimismo antropológico necesario para ver el alcance de la educación.

Y estas dos frases me rondan hoy y las hago figurar en este post una vez es sabido que el pacto por la educación no será posible. No salgo de mi asombro, ¿qué interés puede ser más importante para un auténtico representante político que el contribuir a que TODOS alcancen el mejor conocimiento y se realicen del mejor modo como personas y como ciudadanos?. Sólo el más ruín de los sentidos del poder puede llevar a hacer prevalecer las ideas de un grupo sobre el interés de TODOS.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s